Fuerza de Mujeres Wayuu recibe "Medalla Dama Guajira" entregada a mujeres ilustres del departamento. - N o t i W a y u u

N o t i W a y u u

Agencia Autónoma de Comunicaciones

Ultimas Noticias

Post Top Ad

Responsive Ads Here

3/08/2021

Fuerza de Mujeres Wayuu recibe "Medalla Dama Guajira" entregada a mujeres ilustres del departamento.

Medalla Dama Guajira
La primera Medalla Dama Guajira fue entregada en el marco de la conmemoración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, por diputadas y diputados de la Asamblea Departamental de La Guajira  con el fin de reconocer  a   mujeres y organizaciones de mujeres que con su trabajo, dejado en alto el nombre del departamento y han contribuido a generar cambios con una perspectiva diferenciada que inspira a nuevas generaciones de niñas, jóvenes y  mujeres.   

Las mujeres y organizaciones de mujeres homenajeadas, fueron declaradas mujeres ilustres del Departamento de La Guajira.  Ellas son:



-Yohanis Mejía Mendiga
-Bertilda Almazo Acosta
-Maria Cristina Soto de Gómez 
-Laid del Socorro Díaz Frías
-Hermanas Terciarias Capuchinos
-Asociación de Mujeres de La Guajira
-Liga de Lucha Contra el Cáncer Capítulo Maicao
-Asociación Colombiana de Voluntariado Hospitalario de Salud Seccional Guajira AVHOS DAMAS ROSADAS
-Organización Sütsüin Jiyeyuu Wayuu - Fuerza de Mujeres Wayuu


Oriana Zambrano Montoya habla en el evento

En el mismo evento, se hizo presentación oficial de la Comisión Legal para la Equidad de la Mujer conformada por las diputadas Oriana Zambrano Montoya, Martha Lubo Palacios y Juana Gómez Bacci y que tiene como funciones promover e incentivar el empoderamiento, la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgos a todos los niveles decisorios en la vida política económica y pública, desde un enfoque diferencial.  


Compartimos con ustedes las palabras de Virtud Epieyuu y Dulci Cotes, representantes de la Fuerza de Mujeres Wayuu - Sütsúin Jiyeyuu Wayuu 



Cuando hablamos de La Guajira en estos tiempos, es inevitable evocar en nuestra memoria a esa Dama bañada por Las Aguas del Caribe inmenso, como bien la describe el inicio de la canción del Maestro Hernando Marín para referirse a su majestuosa y privilegiada ubicación en el mapa latinoamericano.   


Es precisamente a esa Dama Guajira a quien queremos honrar desde este reconocimiento que hoy se nos otorga.  Es a esta dama reclinada, que ha debido enfrentar las realidades y las de su pueblo con fenómenos impredecibles que han generado cualquier cantidad de impactos para ella misma y sus habitantes, nosotras y nosotros, a quien rendimos homenaje con nuestro trabajo y nuestras luchas de resistencia.  


Esa dama que lleva en sus entrañas sus riquezas guardadas y que debería haber sido orgullo para su pueblo, desafortunadamente hoy, se encuentra con la realidad de la explotación desmesurada de sus recursos, los cuales, desde nuestra perspectiva y desde nuestras reflexiones, comparamos cómo arrancar las entrañas de una mujer, la mujer más grande que ha parido a la humanidad, Wounmainkat, nuestra tierra, a quien las joyas de misterio han sido saqueadas de manera sistemática. 


Hablar aquí de lo que la Fuerza de Mujeres Wayuu - Sutsuin jiyeyuu Wayuu ha gritado durante los casi 15 años de nuestros procesos por la defensa de las víctimas del paramilitarismo en territorio Wayuu, como primera organización, en sus inicios, de mujeres indígenas en Colombia, nos lleva obligadamente a hablar de esta hembra Guajira, lo que es necesario y sigue siendo más vigente que nunca.  Todas y todos conocemos cuales son los impactos de la explotación del carbón, de las exploraciones de hidrocarburos que solo podemos comparar con abusos meticulosos que han desencadenado que hoy nuestro Río Ranchería y sus afluentes como el Arroyo Bruno, sean calificados por empresas como El Cerrejón como ríos de aguas “industriales”  no aptas para el consumo humano, cuando en todos los rincones del mundo los nacimientos de agua no emanan aguas industriales.    


En contraste, nos enfrentamos a realidades como que 5000 niños y niñas Wayuu han muerto de hambre y de sed.  Una generación de niños y niñas wayuu que nunca aprenderán wayuunaiki, que nunca aprenderán a pastorear o tejer una susu, 5000 niños y niñas que nunca probarán nuestra chicha o nuestro frichi.  5000 niños y niñas Wayuu que ni siquiera recibirán la deficiente educación que se ha relegado para nuestras comunidades.  5000 niños y niñas, que equivalen a que una generación Wayuu que nos ha sido arrancada de la historia en nombre  del desarrollo que solo nos ha traído corrupción.    


Sin embargo, se siguen planteando proyectos de gran envergadura como la siembra de aerogeneradores para garantizar energía eólica, entre muchos otros, que promueven la desterritorialización.  Se vende una energía limpia que no nos beneficia y que en vez de limpia, nos pone a matarnos entre nosotros para que luego los medios de comunicación expliquen la situación de manera superficial con afirmaciones como que:  “Esos indios siempre se han matado entre ellos”. 


Durante todos estos años, casi 15 de proceso organizativo, el trabajo no ha sido fácil.  Hablar sobre el proceso organizativo que adelantamos las comunidades Wayúu afectadas por el fenómeno del paramilitarismo en nuestro territorio,  fue y sigue siendo bastante complicado, especialmente cuando al mismo tiempo se pretenden hacer algunos planteamientos relacionados con las nuevas formas de resistencia que, frente al conflicto armado interno colombiano, hemos venido trazando desde la Sütsüin Jiyeyu Wayúu – Fuerza de Mujeres Wayúu.


Esto, nos ha llevado a enfrentarnos a las amenazas, a la persecución, a la estigmatización de nuestro trabajo, que en muchas ocasiones no ha sido bien visto por la institucionalidad y nos ha ocasionado señalamientos e incluso amenazas de muerte que hemos debido enfrentar con la seguridad de que nuestros Tatayuu, nuestros muertos, nuestros ancestros, porque son ellos quienes nos protegen.   Otras veces hemos sido desprestigiadas e incluso señaladas de feministas o de homosexuales y lesbianas por defender no solo el territorio de la violencia estructural sino también por hablar abiertamente de la violencia al interior de nuestra cultura.  


Sin embargo, la lucha wayuu que ya no es solo de las mujeres, sigue!! porque no queremos que a los gringos se les siga dando carbón, que a los monos se les de nuestro viento, que a los europeos se les de nuestro saber y que mientras tanto nosotras y nosotros sigamos comiendo…..  piedra.


La Medalla “Dama Guajira” que hoy se nos entrega, es un reconocimiento invaluable a nuestras luchas y por esto, estamos agradecidas y agradecidos infinitamente.  Entendemos con este reconocimiento que nuestras joyas de misterio, al igual que nuestros años de trabajo, no pueden ser reclamadas por un heredero con plata, aunque venga el galán a la casa y prometa querernos y consideramos que este reconocimiento que se hace a la FMW, lo recibimos como si lo fuera para todas las mujeres de nuestro pueblo.  Gracias especiales a Dulcy, Evelin, Jakelin, Norka, Yaneth, Angy, Birtud, Carlina, Mónica, Deris….   Gracias a Camila, Génesis, Uriangela, María, quienes hacen parte de las nuevas generaciones que se han formado con La Fuerza.  Gracias a los hombres Wayuu que han estado a nuestro lado, gracias Miguel Iván y Misael y gracias a aquellas mujeres que aunque ya no están con nosotras, siguen haciendo parte de nuestra memoria, o a aquellas que han tenido que irse para proteger su vida como como Karmen Ramírez Boscán, fundadora de la Fuerza. 


Como mujeres y hombres  indígenas,  queremos honrar  este territorio, esta gran Madre que nos ha parido a todos y a todas.  Honramos a  nuestros ancestros y especialmente nuestras ancestras, que no son solamente  Wayuu sino de los pueblos indígenas que habitan esta majestuosa Dama Guajira, como lo son los pueblos indígenas kinqui, ika, kogui, wiwa y kariachiles, además de los que han migrado de otras latitudes para asentarse en esta majestuosa y diversa península.  


Muchas gracias a la Asamblea Departamental de La Guajira, muchas gracias a Oriana Zambrano, en buena hora llega una mujer Wayuu como ella a la asamblea departamental para adelantar desde estos espacios de participación política su compromiso con su pueblo.  


Finalmente, queremos mencionar que si hay algo que ha generado dramáticos impactos a nuestro territorio,  ha sido la indiferencia de nuestra gente.  Por eso, queremos evocar la letra del  compositor Miguel Iván Ramírez Boscán, quien se puso la manta para luchar por su territorio al lado de la Fuerza de Mujeres Wayuu y quien escribió la canción Mi Guajira Unida en defensa del Arroyo Bruno.  Nuestro llamado como fuerza de Mujeres Wayuu para la superación de estas realidades es: Ven mi Guajira unida, párate firme y saca tu casta, ven defiende la vida, el agua es nuestra, esta es tu casa.


Gracias.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus preguntas, sugerencias, comentarios y opiniones sobre esta entrada y el contenido que publicamos en el NotiWayuu.blogspot.com, son importantes para nosotras y nosotros. Escríbenos a la Redacción del NotiWayuu, incluso si quieres que contemos tus historias.

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here

Pages