La Mujer más grande que ha parido La Guajira - N o t i W a y u u

N o t i W a y u u

Agencia Autónoma de Comunicaciones

Ultimas Noticias

Post Top Ad

Responsive Ads Here

11/02/2020

La Mujer más grande que ha parido La Guajira

 


Por, Miguel Iván Ramírez Boscán – Wayuu Epinayuu

Fuerza de Mujeres Wayuu – Red Comunicaciones Wayuu

 

¡A mí solo me sirve la lengua! – decía entrando por la puerta del patio, arrastrando el caminador ortopédico que hoy apoya sus pasos, mientras Leiqui y yo le esperábamos en la sala para cumplir con la cita de visitarle para hablar un poco de su vida, su lucha, su legado y sus achaques; ese fue el buenos días que nos dio la vieja Chayo Aguilar.

 

Se sentó en una silla en frente descansando su brazo izquierdo sobre el caminador, respiró profundo y nos miró de pies a cabeza y nos dijo: “A mi Arlenys si me había dicho que venían unos periodistas, pero pensé que eran de El Heraldo, Telecaribe o de alguna universidad; pero yo a ustedes los he visto en alguna parte”… hizo nueva pausa para analizarnos con mayor detalle en su mirada y continuó: “Ustedes me visitaron ya una vez allá en la ranchería, ¡aaayyy! – pero allá me robaron todo, me saquearon y no me dejaron ni un chinchorro, de ahí me llevaron para Riohacha y así me la paso, de Riohacha pa' Manaure”

 

Es Manaure precisamente el lugar donde centró sus más grandes luchas por la defensa de los derechos del Pueblo Wayuu, de allí nacen decenas de anécdotas en las que esta mujer aguerrida, de palabras directas y sin rodeo alguno, ha expresado para exigir lo que consideró justo, siendo esta la manera en que se convierte en referente de lucha a nivel departamental y nacional, ya que de su irreverencia y esparpajante manera de cantar las verdades, la convirtieron en la singular mujer más fuerte de La Guajira; pero de sus luchas, hablará un video reportaje, lo que en realidad fuimos a hacerle, pero fue imposible no adentrarse en lo gratificante que fue compartir el tiempo que allí estuvimos, que es en esencia lo que quieren contar mis letras.

 

“Ve y ustedes que saben de Adelayda, ¿ya está vieja o aún tiene fuerza pa' parársele a la empresa?, yo hace rato que no se de ella y siempre la recuerdo mucho, porque ella me acompañó muchas veces a los paros esos que siempre hacíamos, pero ¡Aaayyy!, ahora me duele mucho la cadera… ¿supieron que me operaron?, me caí y me llevaron para Barranquilla a operarme, pero esto ha sido muy doloroso, a mí nunca me habían operado de nada, yo siempre fui muy sana… ¡Arleeenys! – quítame los aparatos estos, siento es un ruido y no escucho es nada, bueno que sin ellos tampoco” – sonrió celebrando su sarcástico comentario para que le quitaran los audífonos para ayudarla a escuchar, mientras giraba su mirada hacia nosotros.

 

Le hablábamos y en realidad era casi imposible que escuchara lo que decíamos, nos tocó recurrir a unas hojas de block para escribirle las preguntas de las cosas que queríamos saber de su vida, entre las cuales nos respondió acerca de su infancia, de su adolescencia, de su inicio en las charcas de las salinas de Manaure, de los paros que hacía, de su apoyo a La ONIC, de sus hijos, de sus amistades, del amor, de la felicidad y de la tristeza.

 

“La lucha se acaba es porque la gente se aburre, uno se queda solo… uno es el que pelea para lograr las cosas y otros son quienes las disfrutan, por eso es que esto no se compone, porque uno se queda solo; hoy los lideres solo piensan en el billete y negocean todo pa' su propio bolsillo, así es que la gente se aburre y deja la lucha tirada, yo no he seguido es porque estoy vieja y no oigo nada” – miró a lo lejos mientras empujaba el caminador con gesto de inconformidad.

 

“Dame razón de Remedios, ella ni para visitarme, tanto que la apoyé, debería visitarme, esas son las costumbres del wayuu, pero por aquí no llega nadie a ver si me morí o que…” – aquí notamos que su principal deseo era saber de mucha gente que en la lucidez mental de la cual goza, quiere hablar conversar y saber que de algo sirvió todo lo que ha hecho, en medio de suspiros interminables preguntó por Jazmín, Jackelin y Karmen – “¿Qué es de la vida de esas mujeres?  esas también le leían la tabla a la empresa, pero ya se tienen que haber aburrido, porque uno se queda sola porque la gente no le para bola a esto, hoy los lideres no sirven…”

 

También preguntó por Armando, por La Mona Robles, por un tal muchacho Socarrás, por Nera, por Nohelí; cada vez que preguntaba por alguien más, su rostro se entusiasmaba de recuerdos entre melancólicos y felices, de los cuales en medio de ellos me estremeció con decir: “Hay un muchacho que piensa igual que yo, el escribe en una revista, yo la tengo; él también le canta la tabla a la empresa defendiendo el río ranchería y el arroyo bruno… ¿Qué es de la vida de ese muchacho? Apuesto que ya se aburrió también, porque uno se va quedando es solo; es apellido Ramírez creo que era…” – Leiqui se sonrió y le dijo fuerte y muy cerca al oido: “Es él, ahí lo tiene, pregúnteselo usted…” – Sorprendida siguió mirando a Leiqui y con una sonrisa apenada daba la sensación de no creer que sí, era yo quien en medio de mi admiración, habíamos ido a visitarle. Pero en ese instante no volteó a mirarme.

 

Con Chayo incluso recuerdo cuando en conjunto con varios líderes y autoridades wayuu, dormimos sobre la vía del tren, haciendo frente desde Territorio Wayuu en La Minga del 2012, la cual apoyó bastoneando expresándole lo que pensaba a policías, militares, funcionarios de la gobernación y de la empresa.

 

De esta mujer centenares de páginas se podrían escribir y hoy siento la dicha de poder contar esta pequeña anécdota para que haga semblanza de lo grande que es. El solo sentarse junto a ella es llenarse de motivaciones para seguir defendiendo lo que es nuestro y lo que es justo; ella menciona de manera repetitiva “la empresa” y puede que se refiera a una sola, pero lo cierto es que se refiere a todas aquellas que hoy han estado saqueando las riquezas del territorio y que en sus ojos se nota que lo único que desea es que la bandera de su forma de pensar se perpetúe ondeándose en la convicción de muchos más wayuu.

 

No quería que nos despidiéramos y le sacó palabratripas a Leiqui hasta relacionar en sus recuerdos con quienes de sus familiares había caminado en su vida; lo mismo hizo conmigo, a lo cual mayor sorpresa me llevo cuando en el preguntar que si yo era wayuu, al responderle: “Soy Epinayuu”, me pregunto “¿nieto de quién?” – Al decirle que del viejo Franco Boscán dijo: “Lo conocí y a la vieja Dolores Bonivento también, mujer de José Domingo, tus bisabuelos…” - Wow, definitivamente; el hecho de que hoy solo le sirva la lengua, me alegró la existencia…

 

¡Gracias por todo vieja Chayo, eres la mujer más grande que ha parido La Guajira!

3 comentarios:

  1. Excelente post de mucha calidad me ha encantado, yo en cambio estoy interesado en la venta por catalogo es por eso que me gustaria describir este producto no solo como una empresa de venta directa, si no tambien, como una empresa de ventas online, en la que dispones de tu propia pagina web para vender online tanto en los buscadores como en las redes sociales, si no tienes conocimientos en esta materia hay un monton de cursos a tu disposicion tanto de google como de otras plataformas que te guiaran a traves del mundo del marketing online, donde podras emprender desde casa. ¡¡¡Gracias por la atencion!!! ¡¡¡Muchas Gracias!!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrevista transmite esa energía que solo se logra alcanzar con el peso de los años.

    ResponderEliminar
  3. Magnifico articulo pero yo en cambio estoy interesado en el posicionamien web google por eso les dejo una maravillosa guia sobre como posicionarse en google, la direccion es la siguiente.

    https://58aa1g5-t45tar7ct0og-911av.hop.clickbank.net/

    ResponderEliminar

Tus preguntas, sugerencias, comentarios y opiniones sobre esta entrada y el contenido que publicamos en el NotiWayuu.blogspot.com, son importantes para nosotras y nosotros. Escríbenos a la Redacción del NotiWayuu, incluso si quieres que contemos tus historias.

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here

Pages